Artículo de firma invitada

Nace una escuela para comer sano y sostenible

Victoria Molinero / Ignacio Maestre

La salud y la alimentación adecuada están respaldadas por múltiples tratados locales e internacionales. Sin embargo, en España, la Encuesta Nacional de Salud (ENS) muestra una malnutrición por exceso de comida, confirmando la relación entre clase social y obesidad. Esto representa una nueva forma de desigualdad, que puede desencadenar en enfermedades graves como diabetes, cáncer, trastornos digestivos…

El sistema alimentario actual está basado en la deslocalización de productos, generando un mercado de alimentos kilométricos, productos que recorren largas distancias hasta llegar a nuestra mesa. Estos alimentos presentan una menor calidad nutritiva y elevadas emisiones de gases de efecto invernadero. Además, este sistema no garantiza condiciones de justicia social y laboral y promueve la producción intensiva con agroquímicos, generando daños ambientales y el desplazamiento de poblaciones rurales. 

El Centro de Estudios Rurales y de Agricultura Internacional (CERAI) trabaja para garantizar el derecho a una alimentación adecuada, fortalecer el arraigo y combatir el hambre mediante la mejora en la producción, la conservación, la distribución y el consumo de alimentos nutritivos. En Zaragoza, también actúa a favor del derecho a la alimentación, a través de un creativo proyecto que fomenta un sistema alimentario saludable y sostenible.

CERAI, junto con Mensa Cívica y el Ayuntamiento de Zaragoza, y con la cofinanciación de la Fundación Daniel y Nina Carasso, trabajan de forma colaborativa para avanzar hacia un sistema alimentario local más saludable y sostenible. En el 2021 se inició el proyecto ‘De la teoría a la acción. Primeros pasos para el desarrollo de la Estrategia de Alimentación Sostenible y Saludable de Zaragoza’, al que se le dio continuidad con el proyecto ‘Enraizando políticas alimentarias municipales en la ciudad de Zaragoza: alianzas y desarrollo de iniciativas’, que se desarrolla en la actualidad.

A partir de este, se ha lanzado la Escuela de Agentes Comunitarios de Salud Alimentaria en el barrio de Las Fuentes, en colaboración con la Red de Salud Comunitaria del barrio (Salud en Red Las Fuentes), y los Servicios Sociales Comunitarios y el Servicio de Sostenibilidad y Desarrollo Estratégico del Ayuntamiento de Zaragoza.

Esta escuela pretende informar, sensibilizar y capacitar a agentes comunitarios en salud para transformar los hábitos alimentarios a través de pequeños retos individuales y colectivos. Está dirigida a diferentes grupos de población (adolescentes, migrantes, personas que reciben ayudas sociales, personas mayores y profesionales del sector social), ofreciéndoles un itinerario formativo.

El itinerario incluye talleres de cocina, sesiones de salud y paseos por comercios para entender el precio y la calidad de los alimentos. Además, se distribuye un kilo de alimento fresco, de temporada y/o ecológico, a los participantes en cada sesión, para promover su consumo.