El ministro de Trabajo, Eduardo Zaplana, negó ayer en el pleno del Congreso las acusaciones de haber beneficiado a la empresa de Miguel Angel Rodríguez, exportavoz del Gobierno, con la campaña publicitaria sobre la revalorización de las pensiones. Zaplana defendió el contrato y recordó al PSOE el caso Filesa .

Zaplana señaló que el contrato con la sociedad Carat fue legal y transparente.

En respuesta a la diputada socialista Teresa Cunillera, el ministro, que deberá comparecer en la comisión correspondiente para explicar los pormenores de la adjudicación, dijo que "este Gobierno se puede equivocar, pero lo que nunca hará ni yo haré es lo que hicieron ustedes (en referencia al PSOE), adjudicando publicidad a la empresa El Viso, que trabajaba para el PSOE, que le condonó deudas al PSOE y que cobró sus trabajos desde cuentas suizas de la trama de Filesa".

Cunillera había afeado la campaña gubernamental tildándola de "propaganda" favorable al Gobierno para subsanar el error del Gobierno sobre la inflación.