Los partidos firmantes del pacto antiterrorista, PP y PSOE, han abierto una negociación con los grupos de la oposición, especialmente con CiU, para ampliar en lo posible el consenso sobre el cumplimiento íntegro de las penas para los etarras. Populares y socialistas reconocen que los nacionalistas catalanes pueden poner dificultades a esta reforma legal, pero confían en que la apoyen una vez limados aspectos en los que existían dudas de constitucionalidad.

La retroactividad de las restricciones para acceder a los beneficios penitenciarios será uno de los escollos que deberá salvarse en la negociación parlamentaria. Entre las condiciones para la revisión de la pena se encuentran que el condenado acredite su desvinculación de la banda, coopere activamente con la democracia y haya indemnizado a la víctima. Estos criterios se aplicarán también a los terroristas actualmente en prisión. Ese es el efecto retroactivo que provoca más recelos.

BENEFICIOS PARA ARREPENTIDOS El PP y PSOE pondrán especial empeño en los contactos con CiU en resaltar que la reforma del Código Penal tiene "plenas garantías constitucionales", según dijo ayer el portavoz socialista, Jesús Caldera.

En todo caso, los arrepentidos sólo podrán obtener beneficios penitenciarios a partir de que hayan cumplido 32 años de condena.

Además de la reforma penal, los dos partidos abordaron la seguridad de sus concejales y candidatos con vistas a la campaña de las municipales de mayo. El último asesinato de ETA contra un militante socialista, el jefe de la policía local de Andoain Joseba Pagazaurtundua, llevó al PSOE a solicitar al Gobierno más dinero para la protección de sus cargos públicos.

PROTECCION DE EDILES Los socialistas cifraron en unos cinco a ocho millones de euros (de 500 a 1.000 millones de pesetas), el dinero para proteger las sedes del PSC y las viviendas de ediles. El Gobierno se comprometió a estudiarlo. Angel Acebes, ministro del Interior, propuso un plan de refuerzo de la seguridad de los actos electorales.

Según fuentes del PSOE, sus representantes volvieron a rechazar la petición del PP de ir en listas conjuntas a las elecciones municipales en Euskadi. Por el contrario, fuentes populares negaron que se tratara este asunto.

El PP también negó que los socialistas se hubieran quejado del uso de las "dudosas" detenciones relacionadas con Al Qaeda para defender las tesis de Aznar en lo que se refiere al conflicto de Irak y su apoyo a EEUU.