LA FISCALIA afirma que los detenidos por la carta bomba que estalló en Correos en Valencia, en mayo, no cometieron terrorismo. "No se puede considerar banda armada a un grupo de amigos que coloca un artefacto (por) alguna reivindicación, máxime cuando no tienen estructura ni permanencia", dice la fiscal.