Triunfó el criterio del fiscal general del Estado. El Poder Judicial estimó ayer su recurso y anuló la sala de discordia nombrada por Manuel Zorrilla, presidente del Tribunal Superior del País Vasco, para decidir si prospera la querella contra Atutxa, presidente del Parlamento vasco, por no cumplir la orden del Supremo de disolución del grupo de Batasuna. Zorrilla deberá nombrar ahora a otros jueces.

Por 18 votos contra tres, el pleno del Poder Judicial consideró que Zorrilla aplicó "criterios erróneos" y faltos de "objetividad" al elegir a los tres magistrados que forman la sala de discordia. Estos jueces debían romper el empate en el alto tribunal vasco sobre la admisión de la querella contra Atutxa. Zorrilla se saltó las exigencias de respetar el turno de aplicación, de elegir primero a los jueces menos antiguos y de que fueran jueces de lo penal.