El Gobierno no entrará al trapo de la confrontación que con tanta insistencia agita el PP. Por eso el presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, ha decidido evitar un choque directo con el secretario general del PP, Mariano Rajoy, sobre la posible "imprevisión política" del anterior Gobierno en la matanza del 11-M. Fuentes gubernamentales avanzaron ayer que Zapatero aplazará la reunión del pacto antiterrorista para enfriar la polémica.

Oídos sordos a los insultos. Esa es la consigna que Zapatero ha impartido a los miembros de su Gobierno y en especial al titular del Interior. A José Antonio Alonso, el miércoles, el popular Angel Acebes le llamó "miserable, vil y mediocre" por haber culpado al Ejecutivo del PP de no haber previsto los atentados islamistas del 11-M, aunque las fuerzas de seguridad sí lo hicieron. Con guante blanco, Alonso le replicó ayer que no iba a alentar la "polémica estéril y artificial" que el PP quería abrir mediante "el insulto y la descalificación personal".

"CARTA DE CORTESIA" Zapatero guardó ayer un cauto silencio sobre este asunto. Fuentes de la Moncloa informaron de que hoy o mañana responderá mediante una "carta de cortesía" a la que Rajoy le envió el miércoles, en la que le trasladaba su "irritación" y una "queja formal" porque Alonso, en su opinión, vulneró el pacto antiterrorista firmado por PP y PSOE. Ayer, el secretario general del PP reclamó a Zapatero que convocase una reunión urgente del pacto anti-ETA para que socialistas y populares dirimieran allí sus diferencias respecto al 11-M.

Rajoy sabía que el presidente iba a reunir el pacto antiterrorista la próxima semana y, si ayer le instó a hacerlo, fue sólo para presentar ese encuentro como una victoria política del PP. Por esa razón Zapatero ha decidido, según fuentes gubernamentales, posponer la cita hasta la segunda semana de mayo, dentro de unos 10 días. El presidente excluye que esa reunión se centre en una pugna que juzga interesada por parte del PP, por lo que introducirá varias propuestas sobre cómo afrontar la amenaza del terrorismo islamista.

UNIDAD ANTITERRORISTA En la carta que enviará a Rajoy, Zapatero rehuirá este conflicto. Le reiterará la voluntad del Gobierno de reforzar la unidad de los demócratas en torno a la lucha contra el terrorismo, y también su rechazo a cualquier intento de usarla como munición en la confrontación entre los partidos.