El Ejecutivo impulsará la creación de una base de datos que contendrá perfiles de ADN así como los datos de teléfonos móviles que se activen con tarjetas de prepago. La iniciativa figura en dos anteproyectos que estudió ayer el Consejo de Ministros que próximamente se someterán a los informes del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y de la Agencia de Protección de Datos.

La vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, afirmó que estos proyectos buscan luchar contra el crimen y prevenir delitos. El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, aseguró que "mejorarán la eficacia" de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en la lucha contra la delincuencia, la inmigración ilegal y el terrorismo. La intención es que la futura base de datos, que dependerá de la Secretaría de Estado de Seguridad, unifique todos los ficheros de perfiles de ADN de los que dispone Interior. Se prevé que en el futuro, este archivo integre otros ficheros y datos como los de las policías autonómicas o el Instituto Nacional de Toxicología.

Esta información será decisiva para resolver casos de identificaciones de cadáveres y personas desaparecidas, pero fundamentalmente será útil en aquellos delitos de gravedad o generadores de alarma social. En esta categoría se enmarcan los delitos contra la vida, la integridad de las personas robos violentos, delincuencia organizada y terrorismo. No será necesario que los detenidos o imputados den su consentimiento para que sus perfiles genéticos se incluyan en la base de datos.