A Juan Fernando López Aguilar le quedan, a lo sumo, un par de Consejos de Ministros. Una vez que ha aceptado, primero ante José Luis Rodríguez Zapatero y después en público, encabezar la candidatura del PSOE en Canarias, el titular de Justicia abandonará el cargo este mismo mes, según informan fuentes gubernamentales. Su sustituto o sustituta, cuyo nombre Zapatero ya tiene en mente, deberá impulsar una profunda reforma judicial.

En agosto, Zapatero logró persuadir a López Aguilar de que debía optar a la presidencia del Gobierno canario porque, según todos los sondeos, es el único socialista con opciones. La condición del ministro fue demorar su sustitución hasta octubre, porque a finales de septiembre tenía programada una cumbre con sus homólogos iberoamericanos.

Concluido el encuentro ministerial, el presidente ha decidido acelerar el relevo de López Aguilar para que el nuevo titular de Justicia tenga más tiempo para completar, en el apenas año y medio que resta hasta las elecciones, la ambiciosa reforma de la Administración de justicia incluida en el programa electoral del PSOE. Además de revisar el papel del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), el Gobierno quiere eliminar la figura del juez instructor, de modo que sea el fiscal el que dirija la investigación y el magistrado se limite a garantizar la realización de las pruebas y a velar por los derechos de los implicados en la causa.

SALGADO, LEJOS DE LA OMS El relevo, circunscrito a López Aguilar, será el tercer cambio de Gobierno de la legislatura y, según fuentes oficiales, también el último. Aunque la ministra Elena Salgado aún aspira a dirigir la Organización Mundial de la Salud (OMS), el mexicano Julio Frenk y el francés Bernard Kouchner aparecen como claros favoritos.