El Gobierno negó ayer haber presionado a la fiscalía para que estudie fórmulas para rebajar la petición de pena para Iñaki de Juana Chaos y haber negociado con Batasuna el final de la huelga de hambre del etarra. Así, el ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, aseguró que la actuación del acusador público "no puede estar sujeta a ninguna interferencia".

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba precisó que el fiscal pedirá para el etarra "los años que se corresponden con el delito por el que está siendo juzgado". Sin embargo, el líder del PP, Mariano Rajoy, aseguró que no tiene la menor duda de que "el fiscal actúa con los parámetros del Gobierno". Rajoy calificó de "vergüenza nacional" la actitud del ministerio público.