LA FORMACIÓN que lidera Gaspar Llamazares anunció ayer, a través de un comunicado, que se replanteará su anunciada abstención ante los presupuestos generales del Estado para el 2007 después de que el Gobierno haya aceptado elevar las partidas sociales y municipalistas en más de 100 millones de euros. Sin embargo, Izquierda Unida seguirá negociando con el Ejecutivo para que las cuentas públicas incluyan otras propuestas sociales.