Madrid. -- La Mesa del Congreso, con la oposición del PP, ha acordado admitir la tramitación de una iniciativa parlamentaria sin precedentes, presentada por IU-ICV, para reprobar y pedir el cese del Defensor del Pueblo, Enrique Múgica, por haber recurrido al Tribunal Constitucional el Estatuto de Cataluña.El portavoz del grupo popular, Eduardo Zaplana, ha hecho constar la protesta de su formación por esta decisión adoptada por la Mesa de forma mayoritaria, que a su juicio confirma la política de presión que el Gobierno está llevando a cabo con las altas instituciones del Estado y que ha resumido así: "O se somete usted o prepárese".El grupo de Izquierda Unida e Iniciativa per Catalunya / Verds quiere que el Parlamento vote la reprobación de Múgica por "extralimitarse" en sus funciones y "colaborar" con una campaña del PP al haber recurrido el Estatut ante el Constitucional.A favor de la tramitación han votado en la Mesa los tres representantes del PSOE y los de CiU e IU-ICV, frente a los cuatro votos en contra de los representantes del grupo popular. Según fuentes de IU-ICV, aunque en principio pedía que su iniciativa se debatiera en pleno, será discutida en la Comisión Mixta del Defensor del Pueblo, en la que precisamente el jueves próximo Enrique Múgica va a comparecer, a iniciativa de CiU, ERC e IU-ICV, para explicar la presentación de su recurso.Atropello intolerable, según ZaplanaSegún Eduardo Zaplana, la Mesa ha cometido un "atropello intolerable, uno más que se está cometiendo en esta legislatura para someter a todas las instituciones y poderes del Estado cuando no se pliegan a los intereses del Ejecutivo y el PSOE y cuando no actúan como cree el Gobierno que deberían actuar".En rueda de prensa, el portavoz del PP ha dicho que el recurso de Múgica ha sido admitido a trámite por el Tribunal Constitucional, hecho que debería haber hecho decaer automáticamente cualquier tipo de polémica al respecto.También ha remarcado que la reprobación del Defensor del Pueblo carece de precedentes, no está prevista ni en la ley que regula el funcionamiento de esta institución ni en el reglamento del Congreso, y por tanto no hay mecanismos para su tramitación parlamentaria.En su opinión, el "mensaje" que se quiere enviar, en este caso a Enrique Múgica, es "o se somete a las decisiones del Ejecutivo o prepárese", una práctica que "un día le toca al CGPJ, otro al Consejo de Estado y en esta ocasión al Defensor del Pueblo".También ha destacado que aunque Múgica es una persona "de dilatada trayectoria en la izquierda democrática de este país", en este momento "da igual" porque "cualquier persona que no se someta a la autoridad del Gobierno tiene que caerle toda la presión y todo el desprestigio" con este tipo de debates.Lo que está consiguiendo el Ejecutivo y las fuerzas políticas que lo apoyan es "dañar" a la institución, ha afirmado.