La votación de hoy permitirá a Rodríguez Zapatero calibrar su capacidad para aglutinar mayorías. En sus primeros presupuestos tras llegar a la Moncloa, los del 2005, consiguió 181 votos (ERC, IU-ICV, CC y CHA, además del PSOE) para frenar las enmiendas a la totalidad de otros grupos. En las cuentas del 2006, recabó 190 apoyos. Para los presupuestos del 2007, contaba ayer con solo 171 apoyos, insuficientes para evitar la devolución del proyecto legislativo. Por más que atraiga al PNV e IU, no superará el éxito del año pasado.