Tras horas de intensas conversaciones en despachos y pasillos, el Gobierno consiguió ayer in extremis evitar la devolución de los presupuestos generales del 2007. La superación de la prueba fue posible después de que CiU y el PNV levantaran sus respectivos vetos en el curso del debate sobre las enmiendas a la totalidad en el Congreso de los Diputados. La federación catalana rectificó su postura sin lograr nuevas inversiones para Cataluña, pese a que reclamaba 420 millones de euros más de lo que recogen las cuentas del Estado.

Los nacionalistas catalanes se conformaron con la promesa del Ejecutivo de pactar con la Generalitat que surja de las elecciones del 1-N el método de cálculo y seguimiento de las inversiones. El vicepresidente económico, Pedro Solbes, en su defensa de los presupuestos, quiso en todo caso poner en su justa medida el compromiso, para evitar que CiU lo rentabilice electoralmente. Así, subrayó que el seguimiento de las inversiones por una comisión bilateral no supone una novedad, al estar prevista en el Estatut. Además, advirtió a CiU de que las cifras también se corregirán si la nueva metodología va en menoscabo del Estado.

APOYO DEL PNV El Gobierno tenía claro que, en puertas de las elecciones catalanas, con CiU y ERC no había nada que negociar. Otros grupos, en cambio, sí han arrancado contrapartidas. Es el caso del PNV, que gracias a estas cesiones ayer retiró su enmienda de totalidad, y también de IU-ICV, que accedió a abstenerse en la votación de hoy.

Socialistas y nacionalistas vascos negociaron hasta la noche del lunes el acuerdo, por el que Solbes adquiere dos compromisos con Euskadi: impulsar un nuevo proyecto de ley para la renovación del cupo vasco. A IU-ICV el Gobierno le ha garantizado una mejora de las pensiones mínimas no contributivas.

Fiel a su línea opositora, el líder del PP, Mariano Rajoy, no escatimó críticas a las cuentas del Gobierno y vio negro allí donde Solbes decía blanco. Acusó al Ejecutivo de haber convertido el debate presupuestario en un "mercado persa" con sus "chalaneos apresurados y negociaciones opacas".