El diputado de la Chunta Aragonesista, José Antonio Labordeta, defendió su rechazo a las enmiendas a la totalidad de los presupuestos por entender que "no es momento ahora de paralizar actuaciones, sino de negociar", y permitir que se pongan en marcha los proyectos.

Labordeta sí pidió un incremento en el gasto social de los presupuestos, y aseguró que en el debate de las enmiendas parciales se sumará a todos aquellos acuerdos que supongan mayores políticas de izquierda.

Asimismo consideró que debería replantearse el reparto del Fondo de Compensación Interterritorial, y dirigirse a territorios "injustamente excluidos", algunos de ellos en Aragón. Labordeta decidió apoyar estas cuentas cuando obtuvo el compromiso "verbal" de Solbes de atender al Plan Específico de Teruel, cuyos proyectos van "con retraso".