Que Josep Piqué no se lleva bien con Eduardo Zaplana es un secreto a voces, y que prefiere verlo lejos de Cataluña en campaña electoral, también. Pero, esta vez, la cosa ha ido a más. El líder del PP catalán ha vetado expresamente al portavoz del partido a pesar de que tres agrupaciones locales de Barcelona (Barberá del Vallés, Montcada y Reixac y Vilafranca del Penedés) habían solicitado la presencia de Zaplana para participar en los actos electorales en sus localidades. Fuentes cercanas a Piqué aseguraron en varias ocasiones estos días atrás que la ausencia de Zaplana en esta campaña se debía a que ninguna agrupación lo pedía.

En el caso de Vilafranca del Penedés, la dirección del PP en Cataluña ha ofrecido a Ana Pastor como alternativa, que ha sido aceptada. Sin embargo, en Barberá la situación se ha puesto tensa: o viene Zaplana o no hay acto, han dicho.

NI MAYOR OREJA Normalmente, los responsables provinciales del PP suelen recoger el nombre de los dirigentes que quieren las agrupaciones, cursan las peticiones y cuadran las agendas. En este caso, las solicitudes se han debido de quedar en la sede de Barcelona. A la oficina de Zaplana no ha llegado comunicación alguna, según se supo ayer.

Tampoco es bien recibido en la campaña Aleix Vidal-Quadras --un hecho que no es nuevo--, ni Jaime Mayor Oreja. Ambos se han ofrecido y han recibido la callada por respuesta. Piqué y Zaplana han aireado sus diferencias en diversas ocasiones. Ocurrió con sus diferentes puntos de vista sobre el Estatut y, hace dos semanas, con la persistencia del portavoz parlamentario en mantener las dudas sobre la autoría del 11-M como uno de los ejes centrales de oposición al Gobierno.

Miembros de la cúpula del partido en la calle de Génova consideran que dejar a Zaplana fuera del programa de campaña es una estrategia equivocada, puesto que el PPC desatiende a una parte importante del electorado que se siente identificada con su discurso. Durante los próximos 14 días, sí que visitarán Cataluña para arrimar el hombro: el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, mañana en Mataró; el líder del PP gallego, Alberto Núñez Feijóo, el domingo en Gerona; el presidente del PP Mariano Rajoy, hoy mismo en Barcelona; así como Ángel Acebes, Ana Pastor e Ignacio Astarloa...

GUIÑO DEL SENADO El pleno del Senado aprobó ayer una declaración institucional que condena los "episodios de violencia física y verbal" sufridos por Manuel Fraga y Josep Piqué, con los que se ha intentado "acallar la voz de dos legítimos representantes del pueblo español". Fraga fue insultado el lunes en Granada y Piqué fue zarandeado la semana pasada cuando se dirigía a un mitin en Martorell. El texto, propuesto por el PP, contó con el respaldo de todos los grupos y expresa la "preocupación ante la reiteración de sucesos" que se consideraban "desterrados de la vida política española".