El Gobierno "no tiene prevista" la transferencia de las instituciones penitenciarias al País Vasco porque "en esta materia están comprometidos intereses determinantes para la seguridad del Estado". Así de rotundo se mostró ayer el presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, cuando el portavoz del PNV, Josu Erkoreka, le preguntó cuándo cumplirá el Ejecutivo central ese punto recogido en el Estatuto de Gernika.

El presidente apeló al "sentido de oportunidad" de la fuerza nacionalista para no insistir por ahora en este debate, del mismo modo que lo ha demostrado, dijo, "a la hora de trabajar por el objetivo de poner fin a la violencia". Erkoreka exigió a Zapatero que reconozca que no autoriza la trasferencia porque "no le da la gana".