Mariano Rajoy pidió ayer a sus correligionarios europeos que rechacen la resolución de apoyo al proceso de paz que promueve el PSOE en el Parlamento Europeo y consideró un "disparate" que dedique una sesión a las negociaciones con ETA y Batasuna, incluidas, dijo, en la lista europea de organizaciones terroristas. Además, el líder popular exigió al presidente de la Eurocámara, Josep Borrell, que impida la presencia de militantes de Batasuna en el debate sobre la pacificación de Euskadi que se celebrará el día 25, porque sería "ilegal" que se les permitiera la entrada. Rajoy participa en Helsinki en un encuentro de líderes conservadores.