Una rebaja sustancial. El juez Baltasar Garzón redujo ayer la fianza de 650.000 euros que fue impuesta por su sustituto Fernando Grande- Marlaska al portavoz de Batasuna Arnaldo Otegi a 50.000 euros al haber disminuido el riesgo de fuga.

Grande-Marlaska --que sustituyó a Garzón durante el año y medio que estuvo en Estados Unidos-- procesó a Otegi por un delito de integración en organización terrorista y le impuso en mayo del 2005 una fianza de 400.000 euros que el líder aberzale tardó 48 horas en reunir. Durante ese tiempo, estuvo internado en la prisión madrileña de Soto del Real.

LA CUANTÍA El pasado mes de marzo, Grande-Marlaska volvió a imputar a Otegi por desórdenes públicos y estragos producidos durante la jornada de huelga en Euskadi del 9 de marzo y le impuso una nueva fianza de 250.000 euros, lo que elevó el total a 650.000. La defensa del líder de Batasuna solicitó esta semana un rebaja de esa fianza a 12.000 euros. El fiscal apoyó la petición, aunque elevó la cuantía a 200.000 euros.

El ministerio público justificó su posición porque "desde el 11 de abril" Otegi "ha venido haciendo sin interrupción ni incidente alguno las presentaciones diarias y quincenales que se le impusieron". Además, para el fiscal "no consta nueva reiteración delictiva". Por ello, la fiscalía entiende que "se han modificado sustancialmente las circunstancias fácticas" que provocaron las imposición de esas elevadas fianzas.

Garzón ha aceptado esos argumentos. Para el magistrado, la fianza que se impuso en su día a Otegi estuvo justificada "para paliar el riesgo de sustracción de la justicia y la reiteración delictiva". Sin embargo, el juez considera que ahora "después de los meses transcurridos y varios permisos de salida del territorio nacional" esos riesgos han desaparecido, ya que ha cumplido con las obligaciones que se le han impuesto.

Además, el magistrado indica que la fianza "debe ser fijada o ajustada a la verdadera capacidad económica del sujeto" y que, en este caso, "es notorio" que Otegi "no llega a cubrir los gastos que origina una fianza de esta envergadura", ya que ha sido depositada por otras personas. Por ello, le rebaja la cuantiosa cifra a 50.000 euros al estar convencido de que la presencia del líder aberzale en el juicio, "hasta el momento presente, está garantizada".