Las fuerzas talibanes se responsabilizan plenamente de los ataques contra las tropas españolas en Afganistán, y conminan al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero a que, si "de verdad se siente comprometido con la reconstrucción de Afganistán", retire de inmediato a su contingente militar del país centroasiático.

En una entrevista telefónica en la que mediaron fuentes periodísticas locales de Herat, ciudad donde están acuartelados una parte de los militares enviados por España, el mulá Abdelwahib Akhound, comandante militar talibán en el suroeste afgano, equiparó las tropas españolas a las estadounidenses, calificando a los soldados de ambos países de "enemigos", al tiempo que anunció un recrudecimiento de los ataques suicidas durante el próximo invierno.

Todas las tropas extranjeras en Afganistán, "incluidas las fuerzas que actúan bajo bandera de la OTAN, trabajan para los servicios de inteligencia estadounidenses", acusó el comandante talibán. "Para nosotros, no hay diferencia entre los americanos y los españoles o los italianos; todos ellos son nuestros enemigos".

UN MES O VEINTE DÍAS Durante la conversación telefónica, Abdelwahib Akhound reveló que distritos enteros de la provincia de Fará --contigua con la provincia de Herat, sede de la base terrestre avanzada--, y en la que las tropas españolas realizan patrullas, han permanecido bajo control de la insurgencia talibán durante largos periodos de tiempo, en algunos casos un mes o 20 días.

Este extremo fue confirmado por fuentes del contingente español. "Sí, es cierto que los talibanes se hicieron con el control de algunos distritos en la provincia de Fará", aseguraron, al tiempo que intentaron quitar hierro al recrudecimiento de las hostilidades en las zonas con presencia militar española. "Si tomar un distrito significa llegar, hacerse con el control y destruir edificios oficiales aprovechando que la policía y las fuerzas de seguridad afganas tienen miedo y han huido, es verdad que ha sucedido lo que afirman los portavoces talibanes", admitieron.

La equiparación entre las tropas españolas y las estadounidenses no causa especial preocupación en los mandos militares en Herat. "Siempre preferirán atacar a un convoy estadounidense antes que a un español", dijeron, intentando tranquilizar a una opinión pública preocupada por las hostilidades.

El pasado domingo, los mandos militares elevaron el nivel de alerta en la base. Lo hicieron tras saber que Amanulá Khan, conocido señor de la guerra afgano y el principal aliado de las tropas españolas en la región, había muerto horas antes, junto con su hijo, en una emboscada que degeneró en una matanza tribal cerca de Shindan, a 100 kilómetros al sur de Herat, y en la que perdieron la vida al menos 23 personas.