Las relaciones entre España y EEUU dieron ayer un decisivo paso adelante en Washington con una reunión al más alto nivel entre los responsables de Defensa de ambos países. El encuentro entre José Antonio Alonso y su homólogo estadounidense, Donald Rumsfeld, se prolongó durante una hora y tuvo como eje central la cooperación militar en la reconstrucción de Afganistán.

Ambos mandatarios se elogiaron mutuamente y se esforzaron en minimizar las maltrechas relaciones entre Washington y Madrid. Rumsfeld sugirió olvidar "los desencuentros" para avanzar en los acuerdos importantes que afectan a ambos países, y aseguró que España y EEUU mantienen "una cooperación bilateral muy importante en temas como Afganistán y el Líbano", países en los que España participa en una fuerza multinacional de paz.

El secretario de Defensa definió la relación con España como "propia de países que están en la OTAN" y explicó que, además de tratar la reconstrucción afgana, hablaron de "intereses comunes". Por su parte, Alonso explicó que su viaje a Washington "entra dentro de lo normal", y subrayó que su visita responde a la voluntad de encontrarse con "un país aliado". Alonso se reunirá con el secretario general de la ONU, Kofi Annan, con el que analizará la evolución de Naciones Unidas y el futuro de la institución "en un mundo cambiante".