La presidenta de la Comunidad de Madrid, la popular Esperanza Aguirre, exigió ayer al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero que "averigüe quiénes son los culpables" del incendio que la madrugada del pasado domingo calcinó varios vehículos en un garaje de la localidad de Valdemoro, incluido el coche particular del consejero regional de Presidencia, Francisco Granados. El informe ocular de la Guardia Civil establece que el incendio se inició en el Mini Cooper de Granados, y según Aguirre en el vehículo también se ha detectado un producto "acelerador del fuego".

Granados, secretario general del PP en Madrid, atribuyó en principio el suceso a un "hecho fortuito", pero ayer la presidenta autonómica se preguntó si este incendio provocado guarda relación con las denuncias sobre irregularidades urbanísticas contra los exalcaldes socialistas de la localidad de Ciempozuelos.

El portavoz del Grupo Popular en la Asamblea de Madrid, Antonio Beteta, se cuestionó si el PP "no puede denunciar las actuaciones irregulares y delictivas que se están llevando a cabo en Ciempozuelos". Entre estas "irregularidades" citó las actuaciones del "cártel de antiguos altos cargos del PSOE que, al día siguiente de dejar de ser altos cargos, montan empresitas y esas empresitas hacen convenios urbanísticos con los antiguos miembros de su candidatura". "Eso posiblemente sea legal, pero no es ético", añadió.