La izquierda aberzale pretende quitar hierro al robo de 350 armas que ETA cometió el lunes en Francia. Rafa Díez Usabiaga, miembro de la ilegalizada Batasuna y secretario general del sindicato LAB, garantizó ayer que, "más allá de la espectacularidad" de la sustracción y la retención de los propietarios de la armería, la banda "mantiene su compromiso con la decisión política del alto el fuego permanente".