El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, lanzó ayer el mensaje más pesimista y más duro contra la banda terrorista ETA desde que comenzó el proceso de paz. Zapatero, que afirmó que es "probable" que ETA sea la autora del robo a punta de pistola de unas 350 armas en una fábrica del sur de Francia, advirtió a la banda de que se trata de un asunto "grave y serio", que "tendrá consecuencias".

Aunque los periodistas insistieron para que especificara las consecuencias y dijera si el robo significa la ruptura del alto el fuego, el presidente no quiso ir más allá. "No vamos a precipitarnos. Vamos a esperar a que termine la investigación" policial, aseguró. Zapatero, tras reunirse con el primer ministro belga, Guy Verhofstadt, en rueda de prensa en la Moncloa en la que únicamente hubo tres preguntas, solo quiso añadir que el Gobierno está inmerso en un "proceso muy serio, como es la búsqueda de la paz", y que por tanto, tendrá en cuenta "todos los elementos de información y de análisis para adoptar las decisiones que representen consecuencias. Pero, sin duda, las habrá".

Por último, el presidente del Gobierno se refirió a la votación en el Parlamento Europeo y destacó que es la tercera institución que expresa su respaldo al proceso de paz. Fuentes de la Moncloa señalaron que el Gobierno considera que los autores del robo forman parte de un grupo dentro de ETA que no está a favor de la apuesta por la paz que está siguiendo la cúpula de la banda. Las mismas fuentes explicaron que el mensaje severo de Zapatero se dirigió tanto hacia este grupúsculo como hacia la dirección de ETA para que esta o Batasuna dé un paso al frente y se desmarque del robo.

A pesar de que la investigación no ha concluido --aunque Interior señala que la principal hipótesis de la policía francesa es que un comando de ETA, que ya ha robado explosivos anteriormente en Francia, sea el autor del robo-- el PP pidió al Gobierno que declare "solemnemente" que da por cerrado el proceso después de que los terroristas hayan protagonizado "el mayor robo de pistolas de su historia". Si el presidente del Gobierno decide "rearmar" nuevamente al Estado de derecho, añadió, contará con el apoyo de los populares.

Por otra parte, el presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, Francisco José Hernando, aseguró respecto a las últimas decisiones judiciales de procesar a la cúpula de Batasuna por pertenencia a ETA y de inventariar los bienes y locales de la formación, que "la justicia no está en tregua". "El poder judicial sigue actuando sin que ello signifique que en algunas ocasiones pueda perjudicar o beneficiar a lo que se ha llamado proceso de paz".