El líder del PP, Mariano Rajoy, exigió ayer a José Luis Rodríguez Zapatero que, tras el robo de pistolas en Francia atribuido a ETA y las sucesivas "provocaciones" de Batasuna, "suspender" el proceso de paz y retornar al pacto antiterrorista, sellado en el 2000 por populares y socialistas.

En un acto en Sevilla de respaldo al Estatuto andaluz --pactado esta semana por PSOE y PP--, Rajoy consideró "una exigencia democrática" y "un derecho de los españoles" que Zapatero rinda cuentas de los acontecimientos de los últimos días: desde el robo de 350 armas en Francia hasta la decisión de la fiscalía de rebajar de 96 a 13 años de cárcel la petición de condena para el etarra Iñaki de Juana Chaos, pasando por el diálogo de los socialistas con la ilegalizada Batasuna. "¡Vaya forma de entender el proceso de paz!", apostilló Rajoy.

Dirigentes populares como el secretario general, Ángel Acebes, y el eurodiputado Jaime Mayor Oreja atacaron ayer al presidente por haber apuntado el viernes que, según las informaciones de que dispone, el etarra De Juana, juzgado en la Audiencia Nacional, es partidario del proceso de paz. Mayor Oreja calificó el comentario como una "repugnancia", una "inmoralidad" y una "degradación moral", mientras que Acebes se preguntó: "¿Cómo se puede caer tan bajo?".