El PSC volvió a contar, en el 13° día de campaña, con la presencia de José Luis Rodríguez Zapatero en su afán por movilizar al electorado socialista remiso a la participación en las elecciones a la Generalitat de Cataluña. Fiel a sus últimas intervenciones, el presidente del Gobierno insistió ayer en Tarragona en vincular la victoria de José Montilla con el objetivo de "arrinconar" a la "derecha extrema" española, en alusión al PP, cuyos líderes "están deseando" que las gane CiU.

"ORGULLOSO" DEL PSC El líder del PSOE no tuvo complejos en españolizar la campaña al asegurar que estas elecciones son "una referencia" para las legislativas, en las que hay que conseguir que el PP "quede en un rincón de la historia". Para movilizar al electorado, Zapatero no dudó en entrar en el terreno de los sentimientos y replicar a las apelaciones de Artur Mas al "voto patriota".

Ante casi 2.000 personas, Zapatero afirmó que hay un candidato --en alusión a Mas-- que ve a Cataluña como "la tierra de sus padres", mientras que otro --Montilla-- la ve como "la tierra de sus hijos", y dijo estar "muy orgulloso" de la decisión del PSC de elegir como candidato "a alguien que nació en Córdoba". Recordó asimismo que sus rivales, para atacarle, han tenido que referirse a su origen o al hecho de que no tenga un título universitario. "La democracia es esto, que todos podemos ser candidatos", añadió el jefe del Ejecutivo.

Por la tarde, en Cornell (Barcelona), Montilla cargó contra Mas por haber dicho que habrá una protesta si un pacto de las izquierdas le impide gobernar pese a ser la lista con más diputados. "Es una afirmación de quien ve que va a perder, indigna de alguien que quiere ser el presidente de Cataluña".

José Montilla también dejó claro al dirigente del PSOE que su prioridad absoluta será la defensa de los intereses de Cataluña. "No siempre estaremos de acuerdo, José Luis Zapatero", le advirtió

ENTREVISTA DE MAS Y LAPORTA Por su parte, el candidato de CiU, Artur Mas, se reunió por sorpresa con Joan Laporta. El presidente azulgrana le devolvió así el apoyo que la federación nacionalista dio a su candidatura a la reelección en el club. Aunque el Bar§a aseguró que el acto no supone un apoyo a CiU, el efecto fue inmediato y todos los partidos criticaron la entrevista. Pocas horas después, se anunció para hoy un encuentro entre Laporta y Montilla.