AJosé Montilla no le ha sentado nada bien que Artur Mas dijera el sábado pasado que era gracias "al trabajo de integración hecho por los distintos gobiernos de CiU durante 23 años" que el PSC podía presentar como candidato a una persona nacida fuera de Cataluña. El primer secretario del PSC le pidió a Mas, en nombre de "todos los demócratas", que rectifique estas afirmaciones, en las que aprecia una nueva prueba del afán de CiU por "patrimonializar Cataluña en un sentido excluyente".

Si los responsables de la campaña de CiU creen que Mas motiva a su electorado, otro tanto ocurre con los del PSC. Estos piensan que estas descalificaciones servirán para movilizar aún más a sus electores en las últimas horas de la campaña, algo para lo que los socialistas se han guardado una última sorpresa.

Siguiendo con sus críticas, el líder del PSC le recordó a su rival que la capacidad de ser candidato no la dan ni Mas ni CiU, sino el Estado de derecho. Dicho esto, Montilla aprovechó la ocasión para recordar el pasado apolítico de su rival: "El marco político lo creamos quienes luchamos contra el franquismo mientras otros lo miraban desde el sofá".

Las intervenciones de Montilla dejaron clarA su predisposición a liderar una nueva alianza de las izquierdas, aunque no una repetición mi-mética del tripartito del 2003. Lo hizo al pedir el voto para su candidatura: "Otros partidos que también pueden estar en el Govern tienen como única oportunidad para ello la victoria socialista". Montilla aprovechó la ocasión para recordar que el dirigente popular y presidente de Baleares, Jaume Matas, y el director de El Mundo, Pedro J. Ramírez, han manifestado su deseo de que Mas sea el ganador.

Artur Mas, por su parte, acabó emocionado en un mitin de CiU. Incluso se secó una lágrima en un acto en el que homenajeó la labor de su antecesor, Jordi Pujol, y se propuso continuarla y mejorarla como president. "Construiremos la mejor Cataluña que jamás hemos tenido", aseguró ante las cerca de 14.000 personas que acudieron a un mitin de casi tres horas de duración.

PALABRAS PARA EL MAESTRO El candidato dio un tono especialmente solemne y emotivo a su intervención. Se mostró agradecido con su familia y con su "maestro", Pujol, del que dijo que, junto con su generación, consiguió "lo que no había conseguido nadie: dos décadas de crecimiento, prosperidad, dignidad, respeto". Para subrayar su agradecimiento, afirmó que en caso de que se convierta en el próximo presidente lo primero que hará desde el cargo será llamar a Pujol y "agradecerle todo lo que ha hecho por Cataluña".

ERC llenó el Palacio de la Música de Barcelona en un acto que sirvió para lanzar recados sobre futuros pactos a los demás partidos. El líder de Esquerra, Josep Lluís Carod-Rovira cargó las tintas contra Mas y lanzó mensajes menos incendiarios hacia PSC e ICV, ante la posibilidad de reeditar el tripartito.