El PSOE y el PNV no aceptarán que la ilegal Batasuna ponga condiciones al proceso de paz cuando ni tan siquiera ha esbozado hasta ahora una mínima crítica a ETA por el robo de armas en Francia. Ayer, el dirigente del PSOE José Blanco y el líder del PNV, Josu Jon Imaz, coincidieron por separado en hacer un llamamiento a la izquierda aberzale para que condene ya la violencia y entre así en la vía de la legalización.

Durante un homenaje en Bilbao al que fuera presidente del partido, Ramón Rubial, el mensaje de Blanco fue tajante: solo habrá "diálogo y paz" si Batasuna condena la violencia y acepta las reglas de juego. Precisó así que no basta con que Arnaldo Otegi reafirme, como hizo el sábado, su compromiso con la propuesta de Anoeta, que refleja la apuesta aberzale por las "vías políticas y democráticas". A Otegi, que ha reclamado que se "desactive" la ley de partidos, Blanco también le respondió con dureza: "Las reglas de juego son las que son y no se cambiarán".

"ACABAR CON EL GOBIERNO" El secretario de organización del PSOE también envió claros mensajes, aunque bien distintos, a ETA y al PP. A la banda terrorista le exigió, tras su reciente reaparición en Francia, "hechos inequívocos" que acrediten su voluntad de abandonar las armas y de "avanzar y caminar hacia la paz". Para desmentir que el Gobierno esté pecando de ingenuo en sus contactos con ETA, Blanco aseguró, a raíz del robo de armas del pasado lunes, que no cabe esperar "un comportamiento honorable de una banda terrorista". Del PP, a su vez, el dirigente socialista denunció que, al rechazar el proceso de paz, elige "acabar con el Gobierno" en vez de "acabar con el terrorismo".

Imaz, por su parte, aprovechó el entusiasmo aberzale tras el apoyo de la Eurocámara al proceso de paz para hurgar en las contradicciones de Batasuna. Y es que la izquierda aberzale envío representantes al pleno europeo y calificó de "histórica" la aprobación de un texto que juzga la violencia "moralmente inaceptable" e "incompatible" con la democracia, pero no ha suscrito esa resolución. Eso fue, precisamente, lo que exigió ayer Imaz a Batasuna: que deje de poner "obstáculos" a la paz y preste un "apoyo explícito" a la resolución del Parlamento Europeo. Dicha en otras palabras, el dirigente nacionalista formuló la misma exigencia que Blanco: que Batasuna condene sin matices la violencia.

EL INFORME SOBRE EDILES "Si comparte la declaración de la Cámara europea, que alce su voz ante el robo de armas de esta semana y ante la recolección de datos para extorsionar a concejales de Zarautz", declaró Imaz a la SER. El líder nacionalista expresó así su repulsa ante el hallazgo, en la herriko taberna de Batasuna de la citada localidad guipuzcoana, de un informe con datos sensibles sobre concejales del PNV y EA.

Esa misma tesis defendió ayer el secretario general de los socialistas vascos. Patxi López aseguró que quienes ponen en dificultades el proceso de paz son los que "roban pistolas, apoyan la kale borroka o siguen a los concejales de Zarautz" , en alusión al informe hallado en la herriko taberna de Zarautz.

El líder del PSE lanzó un aviso directo al señalar que solo con "ausencia total de cualquier expresión de violencia" se podrá "avanzar hacia la paz y hacia la definición de un espacio político incluyente". Eso sí, reafirmó su apuesta por un diálogo político que busque el acuerdo entre nacionalistas y no nacionalistas.