Todos los grupos parlamentarios, excepto el PP, se opondrán a que José Luis Rodríguez Zapatero comparezca en el Congreso de los Diputados para dar explicaciones sobre el proceso de paz en el País Vasco. Así lo adelantó ayer el portavoz socialista en la Cámara baja, Diego López Garrido, que justificó el rechazo a la petición del PP con el argumento de que en la actualidad "no existe ningún tipo de negociación sobre nada" con ETA, y "mucho menos" con la ilegalizada Batasuna.

En una rueda de prensa en el Congreso, López Garrido atribuyó al líder de los populares, Mariano Rajoy, una "falta absoluta y muy grave de memoria" por exigir explicaciones a Zapatero cuando el anterior presidente, José María Aznar, "nunca dijo nada a los españoles ni al Parlamento" durante las "conversaciones del Gobierno del PP y ETA".

Batasuna también intervino, pero en un sentido contrario al reclamado por Zapatero. El dirigente Karmelo Landa exigió al PSOE, PNV y UPN, como responsables de los gobiernos central, vasco y navarro, que "levanten inmediatamente los numerosos obstáculos y trabas" al proceso de paz. "Es un auténtico sarcasmo que se nos interpele a nosotros en referencia a Batasuna", afirmó.