MIGUEL ÁNGEL SANTANO, comisario general de la policía científica, defendió ayer ante la jueza Gemma Gallego a Francisco Ramírez, que eliminó de un informe, por poco adecuada, dijo, la relación entre los atentados del 11-M y ETA. El vínculo fue establecido tras el hallazgo de ácido bórico en los domicilios de un islamista y un etarra. M. B.