La posición del senador socialista canario Casimiro Curbelo, detenido en la madrugada del jueves tras protagonizar un altercado con la policía en un club de alterne de Madrid, es cada vez más insostenible. Si el sábado fue la coordinadora de la campaña del PSOE en las próximas elecciones generales, Elena Valenciano, la que pidió la dimisión de Curbelo y calificó de "vergonzoso" su comportamiento, ayer fue el vicesecretario general del partido, José Blanco, quien envió al senador un mensaje claro: "si él no mueve ficha y no toma decisiones, el PSOE no podrá incluirlo en las próximas listas electorales".

En declaraciones a la Cadena SER, Blanco subrayó que "de confirmarse lo que parece" en el atestado policial, la actuación de Curbelo "es un hecho que hay que reprobar y el PSOE lo reprueba". El contenido del citado atestado ha conmocionado a los dirigentes socialistas que han tenido acceso a él. Según el testimonio de los agentes que practicaron la detención, el senador, con síntomas de ebriedad, agredió a los policías y se dirigió a ellos con expresiones como "sois unos putos fachas pagados por los putos fachas del PP", "os deseo que los policías que estáis aquí os muráis todos de cáncer", "soy senador y voy a ir uno por uno a por vosotros" y "yo me meo en las putas".

INFORMACIÓN El número dos del PSOE anunció que el partido se pondrá en breve en contacto con Casimiro Curbelo para "trasladarle su opinión" en cuanto reúna "toda la información" sobre el incidente.

El expresidente canario y exalcalde socialista de Las Palmas Jerónimo Saavedra apoyó a Curbelo y dijo que este sufre la misma "intolerancia" que el excónsul de Panamá en Canarias, Giovanni Ítalo Afú, por vestirse de mujer. Según Saavedra, el PSOE está cometiendo "una pasada" al barajar la posibilidad de excluir de sus listas a Curbelo o al pedir su dimisión por un incidente sobre el que, añadió, hay "versiones contradictorias".