Podemos entra en una nueva etapa. No hay refundación. No hay congreso extraordinario. No hay --de momento-- más dimisiones. Pero el partido morado cambia el ADN con el que nació a través de una transformación profunda en la dirección y en la arquitectura organizativa. Eso es, por lo menos, la hoja de ruta de Pablo Iglesias, que con este viraje espera tomar el control de una fuerza fragmentada por la pugna interna. Es más, confía en que con esta transformación Podemos corrija los "errores" cometidos por la construcción a toda prisa del partido y que en esta "nueva época" se imponga un valor: la lealtad. El aviso fue claro.

El número uno explicó la mutación que emprende la fuerza morada tras proponer ayer al líder en Aragón, Pablo Echenique, como nuevo secretario de organización, en sustitución del destituido Sergio Pascual. La decisión constituye una maniobra inesperada que puede noquear a los partidarios de Íñigo Errejón.

Los errejonistas daban por hecho que Iglesias elegiría a un cargo de su máxima confianza y planeaban votar en contra en el órgano de dirección que debe aprobar el nombramiento, el consejo ciudadano estatal, que se reunirá el próximo 2 de abril. En ese cónclave, los dirigentes considerados afines al número dos son mayoría.

Sin embargo, la propuesta de Echenique les dejó ayer desconcertados. Esperaban que el secretario general propusiese a Rafael Mayoral o Juan Manuel del Olmo, figuras que despiertan un profundo rechazo entre los errejonistas. El nombre de Echenique, por el contrario, genera admiración y simpatía. No será fácil que los cargos voten en contra de un dirigente que ha sabido dar un giro a su criticismo inicial y se ha granjeado complicidades en todo el territorio.

CRÍTICO QUE DEJÓ DE SERLO Pablo Echenique entró en Podemos desde Izquierda Anticapitalista, de la mano de la jefa en Andalucía, Teresa Rodríguez. En la asamblea fundacional de Vistalegre (Madrid), en octubre del 2014, propuso un modelo organizativo distinto al que plantearon Iglesias y Errejón, con los que se enfrentó en las votaciones y perdió. Se impuso la tesis de los fundadores, y Echenique y

Pasa a la página siguiente