Barcelona El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, y el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, se encontraron ayer por primera vez desde la investidura del catalán. Y lo hicieron en el aeropuerto de El Prat durante el acto de homenaje a a las víctimas del accidente del avión de Germanwings (del que se cumple hoy un año). Al parecer el ambiente fue cordial pero distante. En sus discursos no hubo ninguna referencia a su enfrentamiento político.