La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha anunciado este domingo que deja Twitter. Lo ha comunicado a través de sus perfiles en otras dos redes sociales, Facebook e Instagram, que sí mantendrá. La regidora ha argumentado que Twitter la "aleja" de los objetivos de hacer "buena política" y mejorar la vida de las personas, ya que "la red y el algoritmo acaban ocupando mucho tiempo y energía". Y ha añadido: "Encima, la sensación es que deforman la realidad: sobrerrepresenta las polémicas y los discursos de odio y te acaba casi convenciendo de que la humanidad es mala, desconfiada, egoísta".

En la decisión de Colau también ha influido, afirma, que "la red se ha llenado de perfiles falsos y anónimos que intoxican e incitan al odio, muchos de ellos incluso comprados con dinero (bots) por la extrema derecha".

La alcaldesa de Barcelona ha defendido que, en un momento de crisis sanitaria y económica por la pandemia, hay que alejarse del "ruido y la confrontación estéril" que considera que genera esta red social, que, también a su juicio, "deforma la realidad". En su opinión, con Twitter "es muy fácil acabar entrando en discusiones y peleas con adversarios políticos", cuando, en realidad, la política es "diálogo y debate".

918.000 seguidores

En paralelo, Colau ha lamentado la "tiranía de la presencia permanente": "Parece que hay que opinar de todo, todo el tiempo. Si de golpe no haces un tuit de un tema polémico, sale alguien a decir que estás muy callada, que por qué será, que es una vergüenza que no hayas dicho nada sobre esto o aquello ", se ha quejado.

Con más de 918.000 seguidores en Twitter, la regidora ha explicado que hacía meses que quería dejar la red social y que aprovechó la excusa de su cumpleaños, el 3 de marzo, para "probarlo". "La prueba piloto ha sido un éxito, así que hoy anuncio que dejo Twitter con carácter indefinido", ha concluido.