Unos 6.500 independentistas, según la Guardia Urbana, protestan este jueves en la avenida Maria Cristina de Barcelona, a las puertas del Museu Nacional d'Art de Catalunya, donde se celebra la cumbre hispano-francesa, una cita en la que el líder de ERC, Oriol Junqueras, ha recibido silbidos.

El movimiento independentista se ha congregado en Barcelona para escenificar que el proceso soberanista continúa vigente, así como para denunciar que no hay "normalidad" en Cataluña.

Los manifestantes han empezado a llegar a los pies de Montjuïc alrededor de las 8.30 horas, portando en su mayoría banderas independentistas, y se han congregado alrededor de las cuatro columnas, donde está dispuesta una línea de los Mossos d'Esquadra que impide el paso para asegurar el perímetro de la cumbre.

Sánchez y Macron firmarán este jueves el Tratado de Amistad entre ambos países, un texto que no existía hasta ahora, mientras que el presidente catalán, Pere Aragonès, asistirá al inicio de la cumbre y realizará una declaración institucional a las 11.30 horas ya en el Palau de la Generalitat.

A la manifestación ha asistido la plana mayor de ERC, encabezada por su presidente, Oriol Junqueras, los dirigentes de JxCat Laura Borràs, Jordi Turull y Josep Rius, entre otros, así como el diputado de la CUP en el Parlament Carles Riera, además de numerosos diputados de las tres formaciones independentistas.

Por parte de las entidades soberanistas han asistido la presidenta de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Dolors Feliu, el de Òmnium Cultural, Xavier Antich, el de la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI), Jordi Gaseni, y los miembros del denominado Consejo de la República Antoni Castellà y Aurora Madaula.

Ondeando banderas independentistas, los manifestantes han coreado consignas contra los gobiernos francés y español -"Ni Francia, ni España, països catalans"-, y, en el momento en el que Junqueras ha realizado declaraciones a la prensa, algunos asistentes han silbado, le han gritado 'botifler' -"traidor"- y han proferido cánticos a favor del expresidente Carles Puigdemont.

En los carteles que han exhibido se pueden leer mensajes como "nada se acaba hoy", "Govern de Catalunya, dónde estás" y "no pararéis la autodeterminación de los países catalanes".

Las entidades convocantes se han hecho una fotografía conjunta en las escaleras del MNAC, al pie de las cuatro columnas de Puig y Cadafalch, donde se ha leído un manifiesto.

Los encargados de la lectura han sido el teniente de alcalde de Elna (Francia), Pere Manzanares, y Gemma Pere, encausada por las protestas contra el encarcelamiento del rapero Pablo Hasel.

"Pedro Sánchez y Emmanuel Macron pretenden vender una imagen de normalidad, pero la realidad es tozuda. Una foto provocadora no convertirá España o Francia en estados más democráticos sino más hipócritas", afirma el manifiesto.

En el texto, los firmantes subrayan que en los "Países Catalanes no hay normalidad sino un conflicto político no resuelto", e indican que la "única normalidad democrática" es "la movilización continua y transversal" para alcanzar "la república catalana".

"Dentro de este Museo de Arte está el Gobierno de un Estado que encarcela artistas", agrega el manifiesto.

Coincidiendo con la llegada al MNAC del presidente francés, alrededor de las 10.30 horas los manifestantes han iniciado una sonora pitada a los pies de la fuente de Montjuïc, que se ha prolongado durante más de diez minutos. Sobre las 11:30 horas los manifestantes han empezado a dispersarse.