Comisiones Obreras (CCOO) ha homenajeado este martes en Madrid a los cinco abogados laboralistas que fueron asesinados en su despacho de la calle de Atocha de Madrid hace 46 años, acto en el que se ha recordado la figura de aquellos que lucharon por la defensa de la libertad y la democracia en el "complejo" proceso de transición de 1975.

El acto conmemorativo se ha celebrado en el Auditorio Marcelino Camacho, donde la secretaria general de CCOO Paloma López ha recalcado que no van a dar "ni un paso atrás" en la defensa de sus libertades y de los derechos, "porque hemos sido los trabajadores quienes hemos pagado con sangre y privaciones de libertad la lucha por nuestro país", ha aseverado.

También ha intervenido el nuevo decano del Colegio de Abogados de Madrid (ICAM), Eugenio Ribón, que tomó posesión del cargo el pasado día 12 y que ha comenzado su intervención recordando el nombre de los cinco asesinados, "para que nunca se olviden".

"Aquella noche los asesinos quisieron matar la democracia. Su vil actuación no tenía como fin acabar con la vida de cinco profesionales, sino acabar por la vía del terror con el estado de derecho, libertades y esperanzas de una sociedad española que con la abogacía al frente empezaba a construir un futuro más luminoso", ha declarado el decano.

La Fundación Abogados de Atocha de CCOO ha entregado su premio anual en su decimonovena edición a los operativos de extinción de incendios en toda España por su riguroso trabajo y por la importancia de "educar a las nuevas generaciones en el cuidado del medio ambiente", según la fundación.

Antes del acto, una delegación de la Fundación Abogados de Atocha y de CCOO de Madrid ha visitado los cementerios de Carabanchel y San Isidro, para posteriormente dirigirse a la plaza de Antón Martín, donde más de un centenar de personas han realizado la tradicional ofrenda floral en el monumento de Juan Genovés "El Abrazo", en recuerdo y homenaje a estos abogados.

El 24 de enero de 1977 tres pistoleros de la agrupación de extrema derecha Fuerza Nueva acudieron a un despacho de letrados laboralistas de la calle de Atocha, en Madrid, donde dispararon a varios trabajadores vinculados con el sindicato Comisiones Obreras (CCOO) y el Partido Comunista Español (PCE), además de a otros presentes.

Los disparos acabaron con la vida de los abogados Enrique Valdelvira, Luis Javier Benavides y Francisco Sauquillo, así como del estudiante de Derecho Serafín Holgado y el administrativo Ángel Rodríguez. Otras cuatro personas resultaron heridas de gravedad.