Elecciones municipales

Pedro Sánchez exige coherencia a la patronal: “No se puede pedir sacrificios a los de abajo y un festín para los de arriba”

El presidente del Gobierno se jacta de estar revertiendo “el problema de los salarios” y sostiene que “no es tolerable” que se aplique “la ley del embudo y una doble vara de medir”

Sánchez pide "coherencia" a la patronal para evitar las "dobles varas de medir".

Agencia ATLAS | EFE

Cristóbal G. Montilla

Con puntualidad inglesa, quizás unos segundos antes de la hora anunciada, Pedro Sánchez atravesó a las 11.30 con una chaqueta azul la angosta sala de un céntrico hotel malagueño, en el que estaba previsto el baño de masas dominguero. A Sánchez le tocaba presentar al candidato a la alcaldía de Málaga. Y, tras sus elogios en clave local a Dani Pérez, aprovechó la cita para desplegar un discurso en eminente clave nacional, cuando cerró el acto con los relojes ya superando el mediodía. El presidente del Gobierno le dio un toque de atención a la patronal y le exigió “coherencia”: “No se puede reclamar sacrificios salariales para los de abajo y un festín para los de arriba; y estoy convencido de que la mayoría de empresarios y autónomos están de acuerdo: no es tolerable que en España se aplique la ley del embudo, muy ancha para la mayoría de la gente y muy estrecha para una minoría selecta”, recalcó Sánchez.

Sánchez, haciéndose un selfie a su llegada al mitin del PSOE de Málaga.

Sánchez, haciéndose un selfie a su llegada al mitin del PSOE de Málaga. / Gregorio Marrero

Tras censurar “esta doble vara de medir”, el presidente del Gobierno continuó aireando los logros recientes de su Ejecutivo y garantizó que “el problema de los salarios se está revertiendo”. “El próximo martes, en el Consejo de Ministros cumpliremos nuestro compromiso para la subida del salario mínimo”, recordó Sánchez.

El presidente insistió en que “España va mejor con gobiernos progresistas”. “¿Os acordáis de la gestión neoliberal de la derecha en la crisis financiera?”, se preguntó antes de añadir una respuesta: “Se utilizaron millones de euros para rescatar a bancos mientras se congelaban los salarios y ahora este Gobierno está haciendo todo lo contrario”, apuntó.

El líder del PSOE insistió en que su “Gobierno de la gente” se compromete con “lo que importa”. “Desde hace 10 o 15 años, en nuestro país está ocurriendo una erosión de la clase media, se destinan ocho salarios anuales para poder adquirir una vivienda y en la generación de mis padres se destinaban cuatro, los salarios no acompañan y hay menos poder adquisitivo”, enfatizó.

Sánchez también proclamó que “los derechos se defienden todos los días”. “Recordemos cómo una mayoría conservadora de magistrados en el Tribunal Supremo de Estados Unidos acabó con 50 años de lucha feminista por los derechos de las mujeres. Nos costó mucho desbloquear la renovación del Tribunal Constitucional. Su primera decisión, sobre el aborto: ganan las mujeres y pierde la derecha”, apuntó el presidente del Gobierno. 

Igualmente, Sánchez tuvo presente el trabajo de la Unidad Militar de Emergencias en Turquía y la defensa de la Sanidad Pública. Esta última cuestión le llevó, de repente, al evento que lo tuvo la noche antes en Sevilla en la fiesta del cine español: “Una de las cosas que más me llamó la atención de los Premios Goya es que muchos de los actores y demás premiados hacían una referencia en sus discursos a la sanidad pública; mientras el PP merma con sus recortes la sanidad pública, el PSOE defiende una sanidad pública gratuita y de calidad”, apuntó.

El presidente del Gobierno celebró que en un recinto cerrado se pudiera estar ya sin mascarillas y lo atribuyó a la gestión de la pandemia, a la que aludió con cierta confrontación cuando le reprochó al PP el recorte de profesionales sanitarios que se produjo anteriormente.

Asimismo, Sánchez miró a la política del sur y mostró su “sorpresa” por el hecho de que en Andalucía haya “más de un 95% de fondos europeos por ejecutar”. “Y no será por falta de recursos y por falta de talento entre los andaluces”, dijo para atacar sin mencionarlo al presidente andaluz del PP, Juanma Moreno. “Cuando vamos a Bruselas, es importante hablar idiomas y mucho más saber dar la batalla y ganarla”, agregó con un mensaje muy claro.   

Pedro Sánchez saluda a una militante del partido en Málaga.

Pedro Sánchez saluda a una militante del partido en Málaga. / Gregorio Marrero

Llegada de Pedro Sánchez

A Pedro Sánchez la bienvenida a Málaga se la dio el espontáneo grito de un militante. “Pedro, Pedro”, le espetó a medio metro el admirador como si le recordase que la noche anterior había estado en una de esas galas de premios cinéfilos en la que Penélope Cruz proclamó una madrugada lo mismo.  

A renglón seguido, le abrieron paso los gritos de “presidente, presidente” y el líder socialista no tuvo problemas en pararse en varias de las estaciones en las que se le pedía un ‘selfie’. Le acompañaban abrazado a su sombra tanto el otro protagonista de la mañana, el anfitrión que iba a ser exhibido como candidato a la alcaldía de Málaga, Dani Pérez, como el líder del ahora maltrecho PSOE andaluz, Juan Espadas. También le acompañaba la ‘baronesa’ andaluza de Ferraz María Jesús Montero. Y, de hecho, la vicesecretaria general del PSOE nacional y ministra de Hacienda se llevó una sonora ovación cuando Espadas aludió a su presencia.

La cita congregó a unas 1.500 personas, que abarrotaron el espacio y dejaron fuera a varias decenas de militantes viendo las intervenciones por alguna pantalla aledaña. La de Pedro Sánchez se haría esperar porque el suyo era el quinto de los turnos de palabras fijados. Justo después del ‘alcaldable’ Dani Pérez.  

El secretario general del PSOE y presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, participa en un acto del partido en Málaga

El secretario general del PSOE y presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, participa en un acto del partido en Málaga. / Jorge Zapata

La puesta de largo de Dani Pérez como candidato del PSOE a la alcaldía de Málaga acogió una estación más en la gira con la que Pedro Sánchez se recorre España para ir apoyando a los ‘alcaldables’ que su partido postulará en las principales ciudades del país para las elecciones municipales del 28 de mayo. La presencia del mandamás de Ferraz estuvo omnipresente en la oratoria de un Pérez exultante. Y cuando le dio las gracias a Sánchez por la subida de las pensiones en nombre de todos los pensionistas malagueños, Dani Pérez acudió a la figura de su padre para simbolizar la cercanía con la que “aspira a gobernar la ciudad de Málaga”. 

“Con todos vosotros, juntos, quiero deciros que voy a ser el próximo alcalde de Málaga, tengo el apoyo de todo la militancia del partido, de Juan Espadas, de Pedro Sánchez y de colectivos sociales y vecinos de Málaga como los que nos acompañan hoy”, apuntó Pérez antes de agradecer la existencia de “un compromiso de Estado” para apoyar la candidatura de Málaga para albergar la Exposición Internacional de 2027. 

A posteriori, Sánchez ensalzó a Pérez como "una persona que habla de una ciudad que le importa y que va a luchar contra la desigualdad intergeneracional". Y, como era de esperar, Sánchez también habló del padre de Dani cuando se refirió a la subida de las pensiones.