Kiosco

El Periódico de Aragón

Política

La dirección nacional de Cs expedientará a todos los críticos con Inés Arrimadas

Sergio García dimite como secretario de Organización, aunque sigue de diputado en la Junta | "Se fue un minuto antes de que le echara", asegura Pérez-Nievas

La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas. Europa Press

La secretaría de Organización nacional de Ciudadanos "expedientará a todos los dirigentes que no se retracten de su apoyo al manifiesto de Somos Cs, por contener falsedades contra la dirección", según aseguró ayer a LA NUEVA ESPAÑA, diario integrante del grupo Prensa Ibérica al igual que este medio, su responsable, Carlos Pérez-Nievas, que también fue contundente sobre la renuncia de Sergio García a la secretaría de Organización autonómica: "Se fue un minuto antes de que le echara, porque perdí totalmente la confianza en su labor". Unas palabras que contrastan con las del coordinador autonómico, Ignacio Cuesta, quien calificó de "enorme pérdida" la renuncia de Sergio García.

La dimisión del hasta ahora secretario de organización regional, ahondó la crisis interna de Ciudadanos en Asturias a nueve meses de las elecciones municipales y autonómicas, que marcarán el límite entre la supervivencia o el fin del proyecto político del partido naranja. Aunque García expresó su confianza en que la renuncia orgánica no acarree medidas como, por ejemplo, la expulsión del grupo parlamentario, el secretario de Organización nacional abrió la puerta ayer a la adopción de decisiones contra los dirigentes que no den marcha atrás en su apoyo público al manifiesto de la plataforma Somos Cs, que pide la convocatoria de una asamblea urgente y cuestiona con dureza la labor del equipo de Inés Arrimadas.

De hecho, este fue el motivo del viaje a Asturias, el martes de la pasada semana de Carlos Pérez-Nievas, quien mantuvo una conversación "amigable y amistosa" con el propio Sergio García, con la portavoz en la Junta, Susana Fernández y con el concejal José Luis Costillas, también firmantes de ese documento, para tratar de "reconducir" esa situación. "Tienen toda el derecho a pedir la celebración de una asamblea, pero lo que no se puede hacer es apoyar un texto en el que se acusa a la dirección de falsedades como, por ejemplo, de ser la muleta del PSOE". Es esa conducta la que justifica la apertura de los expedientes, para la que el secretario de Organización dio una semana de plazo, "para rectificar".

Pero a la vuelta de ese viaje, 48 horas después, Carlos Pérez-Nievas se encontró con mensajes y comunicaciones de afiliados que relacionaban su viaje a Asturias con las designaciones para las candidaturas electorales, algo que le molestó por ser incierto. "Quien tiene que controlar eso es la secretaría de Organización autonómica, que no sé si falló por acción u omisión", añadió el secretario de Organización. "Ante esa situación, perdí mi confianza en Sergio García, a quien conozco hace años. Y trasladé a Ignacio Cuesta y a José Luis Costillas que le iba a cesar. Dimitió un minuto antes de que le echara", aseguró a este periódico el secretario de Organización nacional de Ciudadanos, quien ve tras la campaña de Somos Cs "la operación que Fran Hervías tenía planeada ya meses atrás para perjudicar a Ciudadanos".

Hervías fue el secretario de Organización que apostó por Sergio García, primero como delegado territorial en 2016, cuando ese cargo era el más importante en Asturias, y luego, tras la asamblea de 2017, ya como secretario de Organización autonómico.

"28 minutos al teléfono"

Pérez-Nievas también reveló que en la tarde del lunes mantuvo una conversación telefónica de 28 minutos en la que le dijo que estaba dispuesto a pedir disculpas, en el caso de que constatase que el dirigente asturiano no tenía ninguna responsabilidad en esa "tergiversación", algo que finalmente no se llegó a producir. Otra circunstancia que influyó en esa "pérdida de confianza total" fue que en el transcurso de esa larga conversación telefónica: "Sergio García no me dijo nada de que iba a dar una rueda de prensa este martes, aunque ya sabía que tenía esa intención", aseguró el secretario de Organización nacional del partido naranja.

Sergio García desligó ayer la renuncia de su participación activa en la plataforma "Somos Cs", aunque aseguró que deja la "fontanería" del partido en Asturias "con una pena muy grande de ver que la dirección tiene establecida una hoja de ruta equivocada en el planteamiento para preparar las elecciones autonómicas y municipales de 2023". Y subrayó que la organización asturiana creció hasta los 900 afiliados, los cinco diputados en la Junta y los 50 concejales en Asturias.

Una línea argumental que siguió también Ignacio Cuesta en el comunicado en el que calificó de "enorme pérdida" la dimisión del secretario de Organización en Asturias, por "ser quien más contribuyó en el pasado al crecimiento e implantación del partido". Cuesta, además, señaló que "el problema surgido con la plataforma Somos Cs ha de ser abordado de manera singular en esta región ya que presenta unas características completamente diferenciadas a las de otros territorios".

Compartir el artículo

stats