--¿Estará satisfecho de la temporada?

--Sí, la verdad es que estoy muy contento. Terminamos hoy con casi 30 corridas de toros. He tenido grandes actuaciones en la plaza de Barcelona, Valencia (donde abrí la puerta grande) y Albacete, y ahora me queda esta tarde en Zaragoza.

--¿Le ha faltado algo?

--Ha salido tal y como teníamos previsto al comienzo de la temporada. Queríamos estar en tres o cuatro plazas importantes y lo hemos conseguido. Además, toreando el número de corridas que hemos toreado.

--¿Le ha faltado Madrid?

--Pues queríamos ir, pero no pudo ser por varias circunstancias. Pero tampoco pasa nada, iremos al año que viene y entonces llevaremos matados 60 toros más y tendremos más experiencia.

--¿Que circunstancias le impidieron estar en Madrid?

--En un principio, las negociaciones iban bien, y estaba arreglado que toreaba una tarde en San Isidro con una corrida que no se sabía si sería de las duras o no. Pero como es una feria tan importante y se mueven tantas cosas, pues no sabemos que pasó. Luego resulta que la televisión pedía toreros del grupo A, no lo sé.

--Los empresarios de las plazas de Aragón tampoco le han ayudado mucho

--No me han dado nada, salvo algunas excepciones. La Muela es el sitio que mejor se han portado siempre conmigo. En Calatayud he toreado dos años y los dos por una sustitución. Teruel me puso muy bien el año pasado y este año nada. Pero en Aragón es donde más dificultades me ponen para torear.

--¿Encuentra alguna explicación?

--No, pensaba que las tres tardes de la feria del Pilar del año pasado me iban a servir para algo, pero no he toreado ni en Huesca, ni en Ejea...

--¿La tarde de La Muela ha podido ser la mejor de su temporada?

--En Aragón sí, pero fueron dos faenas diferentes, donde me sentí muy a gusto.

--¿Y fuera de Aragón?

--Sin duda la de Valencia, por como resultó toda la tarde en general, y luego por la salida por la puerta grande. Pero también he realizado una que podemos calificar de perfecta en Calero y Chozas, en Toledo, con un toro de la ganadería de Fernando Peña, que se indultó. Esa tarde hice la faena de mi vida..

--¿Que le parece repetir hoy el cartel del año pasado?

--Fui de los que dije ¡otra vez! Pero lo primero que pensé, mirando por mí y luego por los dos, fue que si la empresa y la afición lo querían que sería bueno para los dos, ya que ambos estuvimos bien. Pero, aviso, esta tarde no tendrá nada que ver con la del año pasado.

--¿Y tuvo otras opciones?

--Si, Rafael planteó torear una segunda tarde, además del mano a mano, pero me han dicho que si estoy bien y hay una sustitución que cuentan conmigo. Me lo habré ganado en la plaza.

--Pero es que usted se lo ha ganado todo en la plaza

--La verdad es que sí. Todo ha sido a base de esfuerzo, lucha y trabajo y lo que más me llena es que los aficionados se han dado cuenta.