La plaza del Pilar es mañana el centro de todos los actos. La ofrenda es el más conocido de ellos, pero paralelamente a ésta se desarrollan otras propuestas, todas ellas cargadas de tradición.

Entre ellas está la procesión de la corporación municipal hasta la basílica zaragozana, un recorrido en el que los ediles portan una banda de seda roja cuyo origen se remonta a 1414. Un símbolo de poder que en el caso del alcalde se completa con el bastón de mando.

La bandera de la ciudad, que lleva en el concejal más joven de la corporación y los clarineros, timbaleros y maceros, figuras renacentistas y medievales, en el último caso, otorgan distinción a este evento que culmina con la entrada del equipo de gobierno en el templo.

Cuando eso sucede comienza la misa, que arrancará al compás de Bendita y Alabada, que interpretarán los infanticos y los fieles, con el acompañamiento del organista Juan San Martín. Y para finalizar la ceremonia, que estará presidida por el Cardenal de Toledo, Antonio Cañizares, se escuchará otra pieza emblemática el Himno a la Virgen del Pilar, que sonará a plegaria.

Tras la eucaristía tiene lugar la procesión, en la que sale a las calles la carroza de plata la Virgen, del siglo XVIII, una maravilla artística que estará acompañada de las voces del Grupo El Pilar y de las corales San Agustín, Villa de Alagón y Monserrat. Formaciones que también amenizarán parte de la ofrende de flores y en especial, el momento en que se entregue la Pilarica reciba la Cruz de Lorena, de claveles rojos, que decora el manto.

Y mientras los zaragozanos entregan sus ramos habrá más propuesta musicales sobre el escenario instalado en la plaza del Pilar. Un total de 70 grupos se subirán a él, siguiendo su orden de participación en la ofrenda. El primero es la Tuna de Ingenieros de Zaragoza, a las 7,45 de la mañana, y el último, Folklor del Moncayo, sobre las 15,30 horas. Junto a ellos habrá formaciones de todas las procedencias, desde los zaragozanos La Fiera, Blasón Aragonés o la Ronda del Rabal, pasando por las casas regionales de Andalucía, Madrid o Cataluña, los municipios (Alagón, Talamantes, Muel, etc.) y otros más exóticos como Raíces Andinas, los ecuatorianos Alma-Lojana y la Asociación Los Galápagos, entre otros. Una propuesta multiracial para celebrar la fiesta de la Hispanidad.