NACIDO EN MADRID HACE 22 AÑOS. JOSELITO Y ENRIQUE MARTÍN ARRANZ LO APODERAN DESDE EL AÑO PASADO Y LOS AFICIONADOS HAN VUELTO A CONFIAR EN ÉL.

Cómo ha llevado la temporada?

--Bien, bastante bien. El problema ha sido que a final de temporada, algunos días de los meses de agosto y septiembre, he fallado con la espada y eso me ha hecho perder muchos triunfos.

--¿Y la mejor tarde?

--Ha habido varias, pero por la importancia, por el sitio, me quedo con la tarde del Domingo de Resurrección en Madrid. Sin embargo, ha habido muchos toros que los he cuajado, y eso te llena. La pena ha sido lo de la espada.

--¿Y por qué ha fallado con el acero?

--No tengo claro el por qué. La realidad es que les pierdes el sitio a los toros y además tampoco me han castigado o me han herido, por eso entras con prevención. Pero ese no es el caso, sencillamente, les pierdes el sitio. Cuando no se mata a los toros es porque las cosas no se les hacen bien.

--¿Parece que ha cambiado su toreo desde que tomó la alternativa?

--No diría eso. Desde que me apodera Joselito desde el año pasado he encontrado el camino que tenía de novillero, que había abandonado durante 2003 y 2004. Luego con él, me he sentido mejor y he vuelto a seguir mi línea de novillero, que es lo que quiero.

--¿Y cuál es esa línea?

--No soy un torero de mucho valor, pero sí con el suficiente para hacer el toreo que llevo en la cabeza, con pureza y profundidad. Otra cosa es que salga o no.

--¿Cómo le ha influido el cambio de apoderado?

--Muy positivo para encontrar lo que buscaba y había perdido. Antes, ya tenía la idea de torear menos, para hacer el buen toreo, y Enrique y José comparten esa idea. He podido compartir sus experiencias.

--¿Algo más le habrá aportado Joselito?

--Sí, más cosas porque es un figurón, con un toreo de mucha verdad y sentimiento, que es lo que yo trato de hacer.

--¿A qué toreros le gustaría parecerse?

--Parecerme a ninguno. Tengo mis favoritos y alguna similitud con Joselito, Ordóñez, Manzanares o Curro Vázquez, pero no trato de parecerme a ellos. Si que son mí linea de toreros.

--¿En Zaragoza nunca ha tenido suerte?

--La verdad es que no. Nunca se me ha dado mal y he cortado varias orejas sueltas, pero no he tenido un triunfo de verdad, y siempre he salido con mucha predisposición. He tenido la suerte a medias.

--¿Esta tarde tiene el cartel perfecto para triunfar?

--Eso quiero yo. La verdad es que es un cartel muy bonito y además el día del Pilar. Será el segundo año que toree ese día tan importante.

--¿Me imagino que viajará a América?

--Sí, sí, acabo esta tarde en Zaragoza y marcho para allá. A primeros de noviembre confirmaré en La México, que es lo que más ilusión me hace. Luego torearé en casi todas las ferias de Venezuela, Colombia y Ecuador.

--¿Qué les pasa a los jóvenes matadores como Perera, Tejela, Gallo o usted, por ejemplo, que no acaban de consagrarse?

--Hombre, yo estoy ya con más años de alternativa que alguno de ellos y creo que las cosas se hacen despacio, por mucho que queramos correr. Cuajarse equivale a tiempo y a darse cuenta de las cosas, poco a poco. Quitando a El Juli, todos han ido paso a paso y además, como se dice en la biblia, muchos son los llamados y pocos los escogidos.