Vino de Buenos Aires sólo para bailar la jota, adoptado en su actuación por el grupo Aires de la Albada. Así Ángel Miranda, argentino de abuelo y padre oscenses, cumplió ayer su sueño. "Soy del Círculo Aragonés de Buenos Aires y allí empecé a bailar jota con 6 años", decía. "Estos días, he podido conocer a mi familia aragonesa y cumplir mi sueño de bailar la jota aquí. Pero nunca pude imaginar que, además, sería el día del Pilar".