Incombustibles, tras casi una semana de festejos, la gente de la Peña BO2 sigue viviendo con toda su energía cada día de fiestas. Además, este año están de enhorabuena porque cumplen 20 años.

Ayer por la tarde salieron de bares por Delicias con la charanga Ciudad de Daroca, logrando que la fiesta se sienta más allá del centro de la ciudad y de los puntos neurálgicos donde se concentran la gran mayoría de los actos. Testigo de la comparsa fue el objetivo de la cámara de Javier Royo, que cuenta con uno de los mayores archivos audiovisuales de las fiestas del Pilar, ya que cada año sigue a su peña con la cámara, especialmente en las vaquillas, para editar un DVD.

Acercar los Pilares hasta cada barrio es de hecho uno de los mayores méritos de las peñas. Aunque no todo el mundo lo ve igual de bien. Hay vecinos a los que no les hace ni pizca de gracia tener una peña debajo de casa.

Según Raúl Forcén, el presidente de la Peña BO2, en los últimos años se han deteriorado las relaciones con el vecindario. Tanto que, tras 14 años en el mismo local, en la calle Vidal de Canellas, con toda probabilidad van a tener que mudarse. "Con la gente mayor del barrio nos llevamos muy bien y no quieren que nos marchemos, pero tenemos problemas con los nuevos vecinos, en su mayoría jóvenes".

Pero, de momento, nadie les amarga la fiesta. El jornada para los peñistas de la BO2 comienza cuando se esconde el sol. "El día prácticamente no existe para nosotros", dice Forcén, con una sonrisa de canalla. Sobre las ocho de la tarde se concentran en el local para tomar algo. Antes de ir a Interpeñas organizan juegos o actuaciones.

Esta tarde, a las 19,30 horas, participarán en la maratón de charangas junto a las otras cinco peñas de Delicias. Este año, como novedad, la maratón sale del centro y se hace por barrios. Y a las 22,30 disfrutarán de un espectáculo de humor en la misma sede de BO2.