La Oreja de Van Gogh y Álex Ubago inauguraron en la noche del pasado miércoles el escenario del Paseo de la Independencia por todo lo alto, en un concierto que les sirvió a ambos para promocionar sus respectivos últimos discos, Guapa y Aviones de papel.

Comenzó Ubago, que como era de esperar tiró de sus temas más antiguos y conocidos, aunque los de su último disco también tuvieron una buena acogida, demostrando que Zaragoza ha participado en el disco de oro que su último trabajo ha conseguido en pocas fechas. La "pequeña sorpresa" que tenía preparada en forma de colaboración con Amaia llegó, como no podía ser de otra manera, con el "me muero por conocerte" que sirvió ya de tirón definitivo de la carrera del vitoriano, en su día.

Quizá por la lluvia anterior y el ambiente frío que dejó, o quizá porque la gente temía que volviese a jarrear, el ambiente estaba un tanto más apagado de lo que era de esperar. Pero el Paseo estaba a rebosar, eso sí, y la gente no tardó mucho en calentarse convencida por la música de Ubago, que tuvo la difícil tarea de animar al personal. Cuando llegó La Oreja de Van Gogh, la cosa estaba definitivamente a punto, y el ambiente estalló. Una Amaia con look moreno se encargó de que nadie se durmiera, y con temas antiguos y recientes terminó de animar la primera noche de este escenario gratuito y multitudinario.

Un escenario que está viendo pasar estilos musicales y aficionados de todos los géneros. Del pop romántico y facilón de Ubago y La Oreja pasó ayer a la electrónica del Independance, y hoy será el turno de que los fanáticos de Queen disfruten del homenaje a la banda británica que ofrecerán los grupos Tako, Volador y los argentinos Dios Salve a la Reina. La resurrección de Freddy Mercury será el milagro que le falte a estas fiestas del Pilar.