Malabares, humor, mimo, equilibrismo... Hablar del concurso Off de Calle es hablar de teatro en todas sus formas, pero sobre todo de espectáculos que se forjan a la intemperie. Diez artistas compiten este fin de semana por ocupar un puesto en la programación oficial del Pilar 2007, un reto que comenzó ayer con las actuaciones de Los Delfines y Nilynils.

El concurso va ya por su tercera edición y cuenta con un jurado compuesto por especialistas teatrales, actores, distribuidores de obras... El programador de teatro de calle de las Fiestas del Pilar en el ayuntamiento, Luis Merchán, señaló que el concurso intenta "dar cabida a los artistas que están en la calle pero tienen la calidad suficiente para entrar en el programa de fiestas". Y es que el premio es un contrato con el ayuntamiento para el año que viene.

"El concurso aglutina muchos elementos de los espectáculos de calle y la calidad de este año es inmejorable", dice Merchán, porque los artistas que participan en el certamen 4"tienen una gran polivalencia dentro de las artes teatrales". Ayer mismo, la plaza Ariño se convirtió en improvisado escenario para unas actuaciones que sumaban mímica, malabares y humor, y que convenció a niños y mayores. El Off de Calle continúa de nuevo esta tarde a partir de las seis.