Era el turno de las melenas largas y los cachirulos en la frente, a lo rockero. La música pop y dance dejo paso anoche en Independencia a los sonidos más vanguardistas de La costa Brava y Volador, y al más puro estilo rock and roll de Tako y Dios Salve a la Reina. Los ritmos trepidantes congregaron a un buen número de personas, aunque esta vez el público fue de lo más variado, de todas las edades y longitudes capilares.

De riguroso negro, los chicos de La Costa Brava fueron los encargados de abrir la serie de actuaciones y de hacer bailar al público al ritmo de acordes próximos al ultrasonido. Los ademanes del cantante recordaban a muchos los de uno de los grandes del rock de nuestra ciudad, Enrique Bunbury, un estilo que gustó al público que aplaudió desde la primera canción.

A continuación, inundaron el escenario los ritmos más rockeros y bailables del Volador y Tako. El veterano grupo aragonés llegó con un repertorio similar al llevado a cabo durante su gira veraniega por Aragón y no defraudó a sus seguidores entre el público, que ovacionaron su aparición ante el paseo.

Pero fue la música para nostálgicos de Dios Salve a la Reina la que hizo vibrar a las almas más rockeras que ayer se dieron cita en Independencia. Faltó la voz de Fredy Mercury, pero por lo demás el homenaje a Queen fue el momento álgido del espectáculo. El grupo de los 80 fue emblema de un rock modernista e icono de toda una generación, que sirvió de inspiración a grupos como Mecano, cuya vocalista, Ana Torroja, cerrará la semana musical de Independencia.