Allá donde haya niños a los que entretener, allá que va Winnie The Pooh. El carismático personaje de la factoría Disney recorre durante todas las fiestas las calles de Zaragoza, repartiendo cariño, abrazos y alegría a todos los que se acercan a saludarlo. El simpático oso nunca reniega a la hora de hacerse fotos, por lo que los niños pueden llevarse un recuerdo del encuentro.

Ángelo Alessandro se dedica desde muy temprana edad (empezó a los doce años) a animar fiestas de cumpleaños infantiles disfrazado de personajes Disney o de la Warner. "Aunque me he dedicado a muchos trabajos en mi vida, este es el más gratificante". Asegura que lo que más le gusta es "poder arrancar una sonrisa a un niño con un simple saludo, es muy satisfactorio".

Desde el interior de Winnie The Pooh, Ángelo Alessandro saluda, abraza y besa a los pequeños que pasean por la plaza de Los Sitios, pero, durante los días festivos "me muevo por todas las calles en las que vaya a haber muchos pequeños, sobre todo por el centro o por los parques". Este animador infantil ha llegado desde Colombia, donde pertenecía al grupo Duck Dollers Recreación. Los componentes acudían a todo tipo de espectáculos infantiles como festivales de colegios o fiestas de cumpleaños.

Son las primeras Fiestas del Pilar en las que trabaja y asegura que "hay muchísimos niños que se acercan ilusionados y me piden que me haga fotos con ellos". Además, este colombiano obsequia a los pequeños con figuras de globos que él mismo realiza a cambio de la voluntad de los paseantes, puesto que, para los artistas callejeros "es el método con el que nos ganamos la vida".

El calendario de festivo es lo que mueve a Ángelo Alessandro. Ya ha estado en varias ciudades españolas que han celebrado sus fiestas, como es el caso de Gerona. Su próximo destino ya lo conoce: "cuando acaben las Fiestas del Pilar cogeré un avión con rumbo hacia Palma de Mallorca".