Los peñistas ya están quemando los últimos cartuchos del Pilar. Pero disfrutan de cada acto de las fiestas con la misma energía que el primer día. Los de la Peña Los Bolingas son el vivo ejemplo ya que, la tarde de ayer, fueron un público entregado y entusiasta en el espectáculo de drag queens del que pudieron disfrutar.

Las lentejuelas y las plumas --sobre todo, muchas plumas-- de Carli, Sesma y Carla Torbellino, contrastaban con la indumentaria de los peñistas y sus litronas. Las Reinas de la Noche montaron su show en plena calle, sobre una especie tablao, y alguien les espetó que si habían actuado alguna vez en algún escenario más glamouroso, a lo que Sesma respondió: "¡Uy, y también menos, hasta en carros de tractor!".

Algo accidentado fue el comienzo. Entre lo limitado de los medios técnicos, y del técnico sin medios, casi no arrancan. Eran las cinco de la tarde, a pleno sol... "¡Tú quédate aquí conmigo, sufre en silencio este sol, a ver si solo se me va a correr el maquillaje a mí!", le dijo Sesma a su compañera, pero con cariño, eh. Aunque no hay nada que no se solvente con gracia y salero, dos kilos de pintura en la cara y otros tantos de descaro.

Al final, Carli sacó las transparencias, la Torbellino se puso flamenca y Sesma se volvió loca a lo Malena Gracia. Las litronas seguían corriendo y ningún Bolinga se acordaba ya del accidentado pinchadiscos de Cervera de la Cañada.

Entre tanta charanga, tanta vaquilla y almuerzo, Los Bolingas pasaron una original tarde de fiestas. Las risas no faltaron. Aunque no todo el vecindario está encantado de que monten la juerga en la calle. Rosa Sánchez, la presidenta de la peña, dice que "luego los vecinos se quejan porque no hay nada en Delicias, y cuando haces algo protestan". Nunca llueva a gusto de todos, reina.