La Feria General ha abierto este sábado sus puertas en la que será su 80 edición, una propuesta de ocio ya clásica en la ciudad durante estos Pilares.

Este año contará con la presencia de más de 300 expositores en los cuatro pabellones habilitados, donde no faltarán propuestas para todos los públicos durante las nueve jornadas que estará abierto, hasta el 17 de octubre, pero donde se pondrá especial atención a los más pequeños de la casa. Para ellos está pensado especialmente el pabellón 5, donde se ubican las atracciones infantiles, pero también tendrán de su lado a el pato Quino, la mascota de la feria, que contará con un stand con actividades pensadas expresamente para ellos. 

Sin embargo, la propuesta será de lo más variada, tal y como acostumbra. En el pabellón 2 se ubica un espacio multidisciplinar que cobija la zona de motor, el menaje y el hogar y ofrece, además, una exposición del artista aragonés Carlos García Lahoz, así como un área de golf a cargo de la sección de la Federación Aragonesa de este deporte que ofrecerá un curso de iniciación para niños.

Tampoco faltará en el recinto, concretamente en el pabellón 1, la variada oferta gastronómica y de artesanía, uno de los lugares de la feria que mejor acogida recibe todos los años por parte de los visitantes, que mantendrá el amplio surtido de ibéricos, dulces, frutas y abalorios que acostumbra.

Finalmente, en el pabellón 3 está dedicado al Ejército y a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado que incluirá novedades como la presencia del Batallón de Transmisiones y el Batallón del Cuartel General de la División de Castillejos, que participan por primera vez en el salón generalista.

El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, y el presidente de Feria de Zaragoza, Manuel Teruel, celebraron el regreso de la feria tras un año de ausencia por el coronavirus, al tratarse de «una de las tradiciones más arraigadas para la ciudad». Además, el regidor felicitó a la organización de la feria por las medidas de seguridad tomadas para prevenir posibles contagios y hacer así un espacio seguro para los visitantes