He aquí algunos consejos a tener en cuenta para 'bien vestir' un aragonés. Sobre todo durante estas fiestas del Pilar:

  • Comenzando por lo más alto, cada hombre puede disponer el pañuelo de cabeza como más le plazca. No hay normas establecidas y fijas en ningún lugar. Los varones diestros harán el nudo sobre la oreja derecha y los zurdos sobre la izquierda, es cuestión de comodidad. Los más farutes dejarán las puntas colgando o realizarán con ellas una lazada, a veces desmedida. En tiempos pasados predominaba la discreción y no era raro que se hiciera ni siquiera un nudo.
  • El chaleco debe llevarse cubierto en su parte inferior por la faja, estando abrochados cuando menos los botones más bajos.

Los flecos de la faja siempre se han de llevar recogidos y la faja ha de pisar la parte inferior del chaleco. SERVICIO ESPECIAL

  • No deben quedar colgando los flecos de la faja, recogiéndolos o remetiéndolos por la prenda. Las antiguas fajas eran altas, alcanzando hasta los 40 cm. Los colores más llevados eran el morado y el negro si bien también las había verdes o azules, o en tono crudo a veces con rayas de colores.
  • La parte inferior de las piernas se cubren con medias, que tienen pie, o con calcillas, que terminan rectas a la altura del tobillo y pueden presentar una trabilla o puente que las sujeta bajo el talón. alcanzan en su altura hasta debajo de la rodilla donde se sujetan con unas ligas, atadores o atapiernas para impedir que se deslicen. No era raro que quedara al descubierto una parte de la pierna, en la zona de la rodilla. Las medias masculinas son de un único color que podía ser azul, crudo, negro, burel o pardo. Nunca mezclaban hilos de distintos colores. La mayoría eran lisas pero para ocasiones importantes se podían llevar medias o calcillas más elaboradas cuya decoración era una labor hecha tejida con agujas o también bordada.
  • El calzado más usual era la alpargatas y el modelo más generalizado era la llamada alpargatas miñonera que cuenta con varias vetas de algodón negro que desde la puntera se llevan a la zona del tobillo cubriendo todo el empeine; en el tobillo se sujetan con las vueltas precisas al mismo, pero sin ascender por la pierna.
  • No es correcto vestir una capa si no se lleva debajo una chaqueta.
  • Hay dos modelos básicos de blusa o tocinera: larga, que desciende hasta tapar el trasero del hombre y se cierra por delante con un nudo sobre la tripa; y corta, que llega hasta la altura de la cintura aproximadamente; se luce suelta, pudiendo cerrarse en la zona alta, bajo el escote. No son correctas aquellas blusas de largura intermedia, que no son ni largas ni cortas, como en los últimos años se ven con asiduidad.

También hay que prestar cuidado y atención a las medias y las alpargatas. SERVICIO ESPECIAL

  • El uso de un complemento como puede ser una alforja, una manta o una vara, contribuye a lucir con mayor propiedad y prestancia el atuendo.
  • El varón aragonés, en cualquier acto religioso debía lucir la cabeza descubierta, como muestra de espeto. La ofrenda de flores a la Virgen del Pilar, la de frutos o el Rosario de cristal, son actos religiosos por lo que en ellos no se debería ver un sombrero en la cabeza. En diversos lugares de Aragón incluso se quitaba el pañuelo de cabeza. Pero hoy en día no es preciso ser tan estricto, aunque está bien conocer la información.

Con estos consejos podrás disfrutar vestido adecuadamente de estas fiestas del Pilar.