No son fiestas (al menos oficialmente, ya saben) pero las calles este sábado por la tarde han vuelto a registrar una gran afluencia aunque, una vez más, desprovistas casi de cualquier símbolo que le hiciera pensar a un recién llegado que estaba en una ciudad en fiestas. Cosas del extraño equilibrio que ha habido que realizar para poder llenar las calles de más de 250 actos culturales sin que se celebrara nada oficialmente. Sea como sea, aunque todavía falte la jornada del domingo ya muy descafeinada y casi desprovista de actos, lo cierto es que los escenarios que se han habilitado para este Pilar hoy han vivido uno de sus días más concurridos, quizá por la norma aplicada y publicitada de que a los 10 minutos de empezado el espectáculo se deja pasar si hay aforo disponible. En el Náutico, los siempre imprevisibles y divertidos Teatro Indigesto han interactuado con su público buscando la historia perfecta y acompañados de Diego Peña mientras que no muy lejos de allí, en la plaza San Bruno, O’Carolan ha desplegado su riqueza folk en una tarde en la que también han subido al mismo escenario Xuaco Amieva y Dobra. En realidad, ninguno de los dos emplazamientos ha ocupado su aforo de manera completa, pero la realidad es que ha habido una buena afluencia.

Donde sí se ha producido un lleno ha sido en la plaza del Pilar en la sesión de jotas vespertina con L’Ausin, D’Aragón y Nostalgia andaluza. Las sillas estaban todas ocupadas (uno de los pocos días que así se ha podido ver) y en los alrededores, decenas de personas se han acumulado en torno al vallado para poder ver el espectáculo desde fuera. Todo ello gracias a la retirada de las lonas ocultadoras el pasado viernes tras el visto bueno de Sanidad.

La plaza del Pilar ha vuelto a ser, como había sucedido el fin de semana, el centro neurálgico de la actividad con grandes filas tanto para entrar a la basílica del Pilar como para hacerlo a la exposición de Pradilla en la Lonja. Pero lo cierto es que, más allá del escenario y de, obviamente la Virgen con su gran manto de flores en la Fuente de la Hispanidad, nada indicaba que se estaba viviendo la penúltima jornada de unos Pilares, los más extraños de la historia, eso sí, pero Pilares al fin y al cabo. El Túnel, dentro del Pilar Joven, ha acogido un extraordinario encuentro nacional de breakdance y ya por la noche, DavidDeMaría ha dejado su corazón en el escenario del Parque Deportivo Ebro mientras que, al mismo tiempo, Zenet y Mabuse y los Compayos han clausurado el escenario del Jardín de Invierno del Parque Grande José Antonio Labordeta, que ha sido uno de los que más variedad de géneros musicales ha acogido durante estos nueve días.

Así, la capital aragonesa despide este domingo su Pilar 2021 y lo hace con un concierto a las 12.00 horas de Eduardo Paz y Zicután homenaje a los cantautores en la plaza San Bruno y, por la tarde, con folclore. De hecho, la despedida de este año correrá a cargo de 200 joteros que escenificarán un abrazo a la Virgen del Pilar en un acto que se desarrollará tanto en la basílica como en la plaza del Pilar en el escenario de las jotas donde habrá una pantalla gigante para que se pueda seguir lo que suceda dentro. Será el punto y final a unos Pilares que se cierran con buena nota entre la ciudadanía aunque con algunas contradicciones entre las medidas sanitarias adoptadas y el día a día de los zaragozanos en otros aspectos.